“Incluso si las cosas se complican mucho más en Chile y defender mis convicciones significa que puedo terminar en la cárcel, así sea, mi compromiso con Dios es hasta la muerte.”

Cesar Mosquera y su hijo

Nota del editor: Cesar Mosquera habló con la corresponsal de LifeSiteNews en Chile, Fabiola Torres.

Cesar Mosquera no está enojado. El hombre de familia de 38 años, padre de dos hijos, habla suavemente.  Criado como cristiano, no fue hasta que cumplió 18 años que empezó a tomar su fe en Jesús como su forma de vida.  También es pastor de una pequeña iglesia evangélica.

Como se informó anteriormente por LifeSiteNews, Cesar fue demandado después de negarse a imprimir invitaciones de unión civil para una pareja del mismo sexo.

LifeSiteNews: Si esto sucede de nuevo, ¿actuarías de la misma manera? Porque te demandaron dos veces…

En realidad, fueron tres demandas en total, en una, llegamos a una conciliación con el Movilh [Movimiento por la Liberación e Integración Homosexual], retiraron la segunda, y la tercera demanda tuvimos un fallo adverso, al cual apelamos, esa es la única que queda [Nota del editor: Esta segunda demanda fue retirada porque la pareja homosexual se separó antes de que se diera la notificación oficial del caso].

No creo que esto suceda de nuevo: te explico, antes yo dedicaba todo mi tiempo a este pequeño emprendimiento familiar “Imprenta Publicamos” porque era mi único sustento, pero los pedidos empezaron a declinar y tuve que conseguir trabajo apatronado, este empleo ocupa la mayor de mi tiempo en la semana y en lo económico es mi mayor ingreso, respecto al pequeño emprendimiento “Publicamos”, ahora no tengo mucho tiempo y también por la mala fama que el lobby gay le dio a mi emprendimiento, hoy por hoy sólo realizo muy ocasionalmente algunos servicios de diseño e impresión para personas conocidas, pero, obviamente y respondiendo tu pregunta, de verme enfrentado con cualquier tema en contra de mis valores me negaría a hacerlo.

Incluso si las cosas se complican mucho más en Chile y defender mis convicciones significa que puedo terminar en la cárcel, así sea, mi compromiso con Dios es hasta la muerte. Trato de vivir como la Biblia dice y el Señor nos dice en la Biblia “El que quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”, y la cruz incluye la muerte, el desprecio, el rechazo, tengo asumido eso.

LSN: ¿Cuál es el impacto que esto ha tenido en tu familia, tanto en lo económico como en lo anímico?

Humanamente siempre está la preocupación, esto es injusto y, en verdad, la sociedad se mueve hacia un camino incorrecto, los valores están trastocados, los valores de la familia, no sólo este tema, me refiero también al aborto, la identidad de género, hay muchos valores familiares que las autoridades están tratando de destruir.  Obviamente nos preocupamos.  Al principio, los medios de comunicación nos acosaron, nos llamaban constantemente, algunos canales de televisión vinieron a la casa y querían que diera entrevistas.  Esto fue más difícil para mi esposa, ella estaba en la casa y sentía la presión, estaba angustiada, pero, confiamos plenamente en Dios, descansamos en Él.  La Biblia nos manda a estar en paz y entregarle nuestros problemas a Él, y sólo Dios puede darte la paz a pesar de las pruebas y las tribulaciones, de lo duro que se pone la vida.  [La Biblia] nos enseña a confiar en Dios, Él da la fuerza para seguir adelante.

Hubo un impacto en nuestras finanzas, me imagino que fue por la victimización que hizo la pareja gay a través de la prensa en mi contra, los pedidos bajaron, pero busqué un trabajo y el emprendimiento “Imprenta Publicamos” dejó de ser nuestra principal fuente de ingresos.  Esta era una operación muy pequeña: yo solo daba servicios de publicidad y diseño como persona natural y mi esposa a veces me ayudaba, era un negocio familiar mínimo, no tenía empleados.

Pero en el lado positivo, no estoy solo, Dios me va a respaldar de una u otra forma, porque también estoy defendiendo las cosas de Él, eso ha sido una realidad porque mediante este tema he conocido a personas que sí luchan por los derechos humanos, por la vida, por el matrimonio.  Como por ejemplo mi abogada Carmen Gloria Moreira y su equipo.  También veo esto como algo positivo [Nota del editor: César está siendo representado por Advocates Chile, un grupo de abogados cristianos que prestan estos servicios pro bono, como un ministerio para defender la libertad religiosa].

 

César Mosquera y su familia

César Mosquera y su familia

LSN: ¿qué te parece cuando te acusan de homofobia?

Desde el principio, he sido muy claro que no es así.  He tratado de enfatizarlo en la última entrevista y es algo de lo que hasta he hablado con dos de las personas supuestamente perjudicadas por todo esto [los demandantes], siempre les hemos hecho ver que nosotros, como cristianos, respetamos la dignidad humana de toda persona, Dios nos manda a amar, amar a nuestro prójimo.  No hay fobia, ni rencor, ni rabia, ni odio hacia ningún homosexual ni hacia nadie, simplemente estamos haciendo valer nuestras convicciones, así como ellos tienen el derecho de expresar sus convicciones e ideología: la viven, la comunican por diversos medios, creo que también, como cristiano, tengo el derecho a comunicarla, expresarla y obviamente no tengo que estar de acuerdo con lo que proponen.  Nuestro punto de vista es que dentro de ese derecho podemos distinguir, separar y decidir entre hacer o no algo que va en contra de nuestras convicciones. Yo creo que si a ellos les pides que hagan algo en contra de sus convicciones, tampoco lo harían; acá simplemente hay una persecución religiosa.

LSN: ¿Has tenido algún contacto con las personas que te demandaron?

Sí, no recuerdo si fue Pablo [de la primera pareja que demandó] o su pareja, cuando envió el email  pidiendo una cotización, contesté breve pero amablemente diciéndole que no podía prestar el servicio debido a mis valores.  Entonces descubrí por los medios que me habían demandado.  Lo llamé directamente (su número estaba en su correo), le expliqué mi punto de vista, tuvimos conversación telefónica, calma y civilizada, de 15 minutos, al principio no quería hablar, pero insistí, nos escuchamos y le conté sobre mis valores y mi creencia en Dios, le dije que mi intención no era convencerlo, sino exponer y defender mi punto de vista y él también habló del suyo. Le dije que hacer esto sería como traicionarme a mi mismo.  Y le expliqué que me habían enviado muchos correos con ofensas, insultos a través de Twitter y le hice ver que en realidad era el movimiento LGBTI que por medio de twitter y correos eran los que me insultaban y ofendían agresivamente.

Estos son sólo algunos de los tweets que César recibió de los “tolerantes” en apoyo a los homosexuales que lo demandaron:

image3 image1 image6 image2 image7 image5 image8 image4

El Movilh también nos demandó a través de otra pareja que se colgó de esto, porque ni siquiera tuve interacción con ellos, ni correos, ni venta, ni contrato, nada. Este muchacho se sintió ofendido, simplemente por una publicación que yo puse en twitter que tenía que ver con lo mismo, con valores, porque nunca ofendí a nadie, no es mi estilo, pero se sintió discriminado por algo que posteé. De la nada me demandaron de nuevo. Probablemente debido a un conflicto entre Movilh y la Fundación Iguales [ONG cuya misión es “trabajar para conseguir la plena inclusión de la diversidad sexual en la sociedad chilena”] seguramente compiten la exposición en los medios de comunicación. Así que este joven se acopló, nunca le respondí ni nada.

LSN: ¿y él te respondió en twitter?

No, no.

LSN: ¿o sea él leyó algo en twitter, se ofendió y te demandó?

Sí, me llevaron al juzgado local y con ellos llegamos a una conciliación, pero antes de eso, tuve la oportunidad de hablar con él y su abogado y le explicamos lo mismo que le expliqué a Pablo [Zapata] que lo respetamos como persona, su dignidad, que Dios creó a cada persona a su imagen, así que hay algo de Dios en todos.  Obviamente, no estamos de acuerdo con las conductas, pensamientos o ideología que algunos movimientos tienen, en este caso el movimiento LGTBI, pero sí lo respetamos como persona y en ningún caso nuestro ánimo era discriminarlo u ofenderlo, simplemente, no podríamos traicionar nuestros valores.  El muchacho igual nos escuchó, nos entendió, yo no lo vi con rabia, fuimos amables con él y al instante accedió a llegar a acuerdo.  Estaba acompañado por uno de los testigos, Rolando Jiménez [el portavoz de Movilh], él tenía un montón de papeles con nuestro logo, estaba ofuscado y quería que siguiéramos adelante, que iniciáramos una batalla legal y empezó a alterarse y gritar.  Ahí es cuando mi abogada habló con el joven y finalmente llegamos a un arreglo con nosotros ofreciendo disculpas si de alguna manera se sentía ofendido, pero bajo ninguna circunstancia reconocimos que hubo discriminación, porque jamás existió una ofensa ni el ánimo de atacar a nadie.

LSN: si tu apelación no tiene éxito, ¿qué significaría para ti, económicamente?

La multa del primer fallo es de casi 500.000 pesos (alrededor de USD 740), es aproximadamente lo que gano en un mes, así que por supuesto, nos afecta en lo económico, no soy un millonario, soy un trabajador común y corriente con una esposa y dos hijos que mantener.  Tengo un trabajo normal y trato de ganarme la vida honestamente, esto me afectaría: no tengo ahorros ni dinero extra para este tipo de situaciones. Espero en Dios que la apelación sea favorable; Sería tremendamente injusto que nos multaran … pero si es así, seguiremos confiando en Dios y lo veremos como un período de aprendizaje, así está el mundo, es lamentable, pero no nos desanimará.

SN: ¿ha oído hablar de casos similares en Chile?

No, mi abogada me dijo que este caso sería un precedente para el futuro.

LSN: Si alguno de estos hombres viniera a imprimir, digamos folletos de helados, ¿tendrías un problema con eso?

Por supuesto que no, esto es sólo una cuestión de valores, no con ellos como personas, y es algo que también les dije: me pidieron que hiciera algo que choca con el diseño de Dios, el matrimonio es entre un hombre y una mujer, todo lo que vaya en contra de eso, va en contra de mis valores y yo no lo haría, pero si cualquier persona homosexual quiere imprimir volantes de artesanía, vender helado, etc, no habría problema.

LSN: ¿Qué crees que tus hijos aprenderán de esto?

Que vale la pena seguir a Dios y que es mucho más importante luchar por nuestras convicciones cristianas aunque el mundo nos trate de locos, si nos ofenden o nos atacan: entendemos que hay una ceguera espiritual.  Trato de mirar a estos jóvenes con los ojos de Cristo, con compasión y amor, orar por ellos y no guardo ningún rencor.  Entiendo que están equivocados, creemos que Dios creó al hombre y la mujer, el matrimonio es la base de la sociedad. Según la Palabra de Dios, han tomado decisiones incorrectas, pero los miro con compasión.  Creo que hay que defender los valores como la vida, la familia, eso es lo que va a traer prosperidad a nuestro país y a nuestras familias. Ese sería mi legado a mis hijos, que a costa de todo uno tiene que defender sus convicciones cristianas, porque es la verdad.

pastedGraphic_9.png

César Mosquera y su hijo

LSN: ¿qué te gustaría decirle a las personas que están tu en contra por lo que ha pasado?

Veo que los homosexuales en general destacan que la iglesia los odia o los discrimina y el mensaje sería, aunque no sé si lo tomarán en cuenta, que sepan que la iglesia, el cristianismo no odia ni tiene fobia, eso sería miedo y rechazo, al contrario, puedo perfectamente a conversar con cualquier persona homosexual como lo hice en esta instancia, independientemente si estamos de acuerdo o no, pero puedo mirarlos a los ojos y tener una conversación, un café, puedo respetarlo y amarlo, pero distinto es estar de acuerdo, porque hay esta ideología que intenta obligar a la sociedad a estar de acuerdo con ellos, como una tiranía, una dictadura ideológica.  Creo que Dios ama a todos, a cada persona en particular, el cristianismo no puede odiar, sería ilógico, el cristianismo es una invitación que se extiende a los hombres y mujeres para reconciliarlos con Dios.