Lima celebra la vida por todo lo alto con 750 mil personas

6b220f1e373ccb02ecfd305ef10c484b_marchaporlavida2016-2-863-430-c

Lima, Peru – Por cuarto año consecutivo, el Perú pro-vida se lanzó a las calles de Lima para defender el derecho a la vida de todas las personas, desde la concepción hasta la muerte natural.

Los organizadores calculan que más de 750.000 personas participaron en la Marcha por la Vida el pasado sábado.

El cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima, el cual ha tomado un papel visible y activo en la defensa de la vida en el Perú señaló que “es la mayor cantidad de ciudadanos nunca antes reunidos en nuestra patria bajo una misma idea y un mismo sentir, defender nuestro primer derecho, la vida.”

El cardenal Cipriani se dirigió a la multitud diciéndoles que “me siento muy orgulloso de estar con ustedes en esta marcha. El Perú está mostrando a América Latina y a Europa que podemos cambiar de mentalidad. Hay que apoyar la vida, la familia y hay que tener el coraje de salir a las calles. No nos van a callar. Saldremos siempre a la calle”

La marcha comenzó a las 3 de la tarde con un discurso del obispo auxiliar de Lima, Mons. Adriano Tomasi y procedió a través de varios barrios de Lima antes de terminar en la playa de la Costa Verde. Los manifestantes puedieron disfrutar de un concierto y varias charlas, entre otras la de Lianna Rebolledo, una mujer que sobrevivió una violenta violación que la dejo embarazada cuando sólo tiene 12 años.  Lianna se negó a abortar y ahora se dedica a compartir su testimonio de como su hija fue la que le salvó la vida a ella.

También asistieron a la Marcha varios candidatos presidenciales y vice-presidenciales como Hernando Guerra, Lourdes Flores y Antero Flores-Araoz quien dió declaraciones de apoyo al derecho a la vida y a quienes lo defienden.

CdYhD9sWwAQx-G5

Perú, junto con otros países de América Latina que defienden el derecho a la vida desde la concepción han sido objeto de un asalto incesante de los activistas pro-aborto internacionales que han encontrado aliados en algunas de las élites políticas de los partidos políticos izquierdistas.

Aunque la legislación abortista ha sido derrotada en varias ocasiones en el Congreso peruano, el año pasado la primera dama actual, Nadine Heredia, junto con un grupo de activistas abortistas  dentro del Ministerio de Salud emitieron regulaciones nacionales de salud destinadas a “normalizar la atención durante la interrupción del embarazo” en los casos en que la salud de la madre está en peligro. De este modo trataron de eludir las protecciones claras contra el aborto que existen en el código penal y en el artículo 1 de la Constitución peruana, que establece que “la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.”

La marcha de este año cobra especial importancia de cara a las próximas elecciones presidenciales que se celebrarán en menos de un mes, el 10 de abril.

Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, lidera al resto de los precidenciables en las encuestas con el 32% de apoyo seguida por Pedro Kuczynski con un 14%.

Keiko Fujimori ha declarado repetidamente que está a favor de la vida y en una reciente charla en la Universidad de Harvard declaró que la única circunstancia en la que ella estaría a favor de un aborto es para salvar la vida de la madre.

Mientras tanto, Pedro Kuczynski ha declarado públicamente su oposición al aborto en términos generales, pero cuando la ley que habría legalizado el aborto de niños concebidos por medio de una violación el candidato manifestó su apoyo al aborto en tales casos.

Una encuesta reciente encontró que el 89% de los peruanos rechazan el aborto.