La ‘mayor universidad católica del mundo’ organiza evento que promueve la ideologia de género

divilgacion PUC

Una universidad pontificia de Brasil, considerada la mayor católica del mundo por el Vaticano, organiza un evento que promueve una de las versiones más radicales del feminismo, que defiende que para ‘descolonizar’ nuestras sociedades es indispensable imponer la ‘perspectiva de género’. Exactamente lo contrario a lo que el Papa Francisco ha expuesto a este respecto.

Belo Horizonte, 5 de abril de 2016 | La Pontifícia Universidad Católica de Minas Gerais (PUCMG) realiza en ésta ciudad un ciclo de debates que promueven abiertamente la ideologia de género en una de sus versiones más radicales. La institución brasileña es considerada por la Congregación para la Educación de la Santa Sede como la mayor universidad católica del mundo.

El III Ciclo de Debates del Grupo Interdisciplinar de Pesquisas Feministas de la PUCMG aborda el tema “Feminismo Descolonial” y la conferencia de abertura esta a cargo de Rita Laura Segato, doctora en antropologia de la Universidad de Brasilia (UNB), una connotada militante en favor del aborto y contra lo que ella denomina “heterosexualidad forzada”.

La doctora Segato participó en 2010 en un seminario internacional en el Senado brasileño asegurando que la penalización del aborto era una forma de “violación de los derechos humanos de las mujeres”, y esto en un momento en el que el gobierno socialista del Partido de los Trabajadores buscaba, por todos los medios, despenalizar el aborto en en el país. La tentativa fracaso y le costó perder el primer turno de la elección de Dilma Rousseff.

También es promotora y firmante de un manifiesto que defiende la aprobación del proyecto de ley 882/15 que legaliza el asesinato de nascituros, porque “el derecho al aborto es necesario para gantizar la integridad física y psíquica de las mujeres […] y para que, como ciudadanas plenas, decidan de forma autónoma sobre sus propios cuerpos”.

La professora de la UNB, como antropóloga, es una de las exponentes más destacadas en Brasil del “feminismo descolonial“, por lo que, entre otras cosas, considera que valorar la heterosexualidad como un hecho natural y universal es una forma de ‘colonización’ contra la cual hay que luchar pues genera “violencia”.

El ‘feminismo descolonial‘ es una de las versiones más radicales del feminismo pues incorpora el bagaje de los estudios marxistas latinoamericanos sobre la “colonización Ibérica” al feminismo “de género”. El resultado es un feminismo “rojo” que considera que la familia natural, la complementariedad de hombre y mujer y la acogida de los hijos, por ejemplo, son instrumentos de poder al servicio del sistema capitalista moderno.

La principal ideóloga de esta vertiente es la argentina Maria Lugones, que acuñó el termino. Para ella, la lucha contra el actual sistema de colonialismo capitalista, patriarcal y opresor, heredado de la conquista ibérica de Latinoamérica, comienza por ‘descontruir la heteronormatividad’, tejiendo nuevas formas de convivio y estructuración social (léase nuevas formas de ‘familia) y sigue por revalidar la ‘sabiduría’ premoderna de los pueblos ‘originarios’ de la región.

El ciclo de debates, organizado en la universidad católica, no tiene ningún invitado que pueda hacer contrapunto a la ‘perspectiva de género’ que será presentada. Los 22 expositores anunciados en la divulgación del evento desarrollan en su actividad académica líneas de estudio que abrazan la ideologia de género.

De hecho, por lo menos dos de las conferencistas trabajan implementando la ideologia de género en el sistema público de educación de la ciudad de Belo Horizonte, que atiende especialmente a niños de 0 a 14 años.

Cláudia Caldeira Soares y Magner Miranda de Souza, por ejemplo, coordinan el Núcleo de Género y Diversidad Sexual de la Secretaria de Educación del Municipio de Belo Horizonte, muy activo através la formación de los profesores de la red municipal y de propuestas de ‘intervención pedagógica’. Ambos estarán en la mesa de ‘debates’ denominada ‘Travesías de género en la literatura infantil’.

La Pontifícia Universidad Católica de Minas Gerais es administrada por la Arquidioceses de Belo Horizonte, su rector es el obispo auxiliar Dom Joaquim Mol. El prelado fue hasta hace poco presidente de la Comisión Episcopal para la Educación y la Cultura de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB, por sus siglas en portugués), es miembro del Pontificio Consejo para la Cultura desde 2014 y es también integrante del Consejo de Desarrollo Económico y Social (CDES) del gobierno federal. La presidente socialista Dilma Rousseff lo nombró personalmente.

De acuerdo con información divulgada por la propia universidad, la PUCMG es reconocida por la Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede como la mayor universidad católica del mundo. Tiene más de 63 mil estudiantes, un cuerpo administrativo de 4 mil personas, de los que la mitad son docentes, y oferece 105 cursos de graduación, 286 cursos de pósgraduación lato sensu; y 27 amaestrados y doctorados.

El Nucleo Interdisciplinar de Pesquisas Feministas fue fundado en 2013 dentro del programa de pósgraduación en Ciencias de la Religión y funciona dentro del departamento de filosofia de la universidad. Tiene como objetivo explicito investigar los fenómenos sociales a partir de las perspectivas ‘feminista y de género’.

El Papa Francisco aseguró ha condenado de forma clara la ideologia de género várias veces durante su Potificado considerándola “un error que provoca mucha confusión” y un instrumento la “colonización ideológica” que sufren las familias. Exactamente lo contrario a lo que defiende el ‘feminismo descolonial‘,

La existencia de un núcleo de estudios como este, con tales objetivos, parece estar en conflicto con la perspectiva del Pontífice y sobretodo con la constitución apostólica Ex Corde Ecclesiae, que norma el funcionamiento de las universidades que se denominan católicas, especialmente si son pontifícias.

De acuerdo con el documento, publicado por el Papa Juan Pablo II en 1990, tales instituciones educativas deben poseer algunas características esenciales, entre las que están desarrollar “una reflexión continua a la luz de la fe católica, sobre el creciente tesoro del saber humano, al que trata de ofrecer una contribución con las propias investigaciones” y  conservar “la fidelidad al mensaje cristiano tal como es presentado por la Iglesia”.

[NotiFam]