La legalización del aborto esta un paso más cerca en Chile

Aborto en Chile Comision constitucional

Ayer, políticos de diferentes partidos de la izquierda chilena fueron salvaron un obstáculo más en el proceso de legalización del aborto en el país sudamericano más conservador y pro-vida. La votación fue aprobada en la Comisión Constituciónal de la Cámara por una mayoría forjada por una coalición de socialistas, comunistas y otros políticos de extrema izquierda con votos de 8 a favor y 5 en contra.

Ahora el proceso prosigue a la Comisión de Finanzas de la Cámara después de la cual se remitirá al Senado, en el que los pro-vida esperan librar una dura lucha por proteger el derecho a la vida.

Notifam habló con Marcela Aranda que trabaja educando y cabildeando a politicos en la capital chilena.

“Hay un acuerdo entre la mayoría de la izquierda para acabar el proceso legislativo actual lo antes posible a toda costa. Ayer los procedimientos previos al voto se llevao a cabo con una total falta de transparencia y de respeto por el proceso legislativo,” declaró la Sra Aranda, añadiendo que “todas las directivas llegaron directamente de la poder ejecutivo y se les proporcionó a los legisladores tan sólo una hora antes de la votación para asi impedir que los legisladores fueran capaces de analizar el texto antes de la votación. Ni los miembros de los grupos pro-vida de la sociedad civil ni los asesores de los legisladores disfrutaron de la oportunidad de analizar el texto del proyecto de ley a fondo antes de la votación.”

La presidenta de Chile es la socialista Michelle Bachelet, la cual cuenta con un largo historial de agresion contra el derecho a la vida, en el ambito nacional, así como en el internacional. La legalización del aborto, que ha sido uno de sus proyectos políticos principales se estancó cuando la presidente Bachelet se vio envuelta en un escándalo junto con su hijo, que fue involucrado en el tráfico de influencias por usar la influencia política de su madre para obtener ganancias financieras.

La Sra. Aranda señaló que si bien algunos avances muy importantes se habían logrado en las negociaciones llevadas a cabo en la comisión de salud, estas fueron simplemente ignoradas siguiendo las instrucciones específicas del ejecutivo cuando se re-introdujo el proyecto de ley después de pasar la Comisión de Salud.”

El proyecto de legalización del aborto en Chile despenalizaria el aborto en tres casos: los casos de los niños concebidos durante una violación, casos en que los niños han sido diagnosticados con alguna discapacidad, y en el caso en que la vida de la madre está en peligro.

Un punto de contención entre la mayoría de los legisladores ha sido la redacción de la legalización del aborto en casos de violación. Los socialistas y comunistas insisten en que no haya ningún requisito de prueba de violación antes de cometer un aborto, mientras que los activistas de derechos humanos como la Sra Aranda han indicado que esto llegaria a la legalización completa del aborto, siempre y cuando la persona que solicita un aborto alegue una violación.

En este punto, la Conferencia chilena de Obispos emitió una fuerte declaración la semana pasada, que dejó claro que “la legalización del aborto en casos de violación es renunciar a la protección de los más indefensos, y es un acto de rendición del Estado frente a actos de abuso sexual de las mujeres.”

Chile tiene un sistema médico estatal, y aunque los chilenos ricos optan a menudo por atenderse fuera del sistema estatal buscando la atención médica privada de mejor calidad, las mujeres pobres tendrán que acudir a clínicas del estado en las que se les cometeria el aborto en condiciones de riesgo.

Los miembros del partido del presidente tienen la esperanza de conseguir la aprobación final del proyecto de ley sobre el aborto antes de que la presidenta de su discurso sobre el estado de la nación el 21 de mayo. Los activistas creen que si los pro-vida pueden alargar el proceso hasta junio, podrán convertir el proyecto de legalización del aborto en un tema político, y ejercer mas presión popular en contra del aborto durante las elecciones a las alcaldias que se celebrarán el 5 de junio.