Así se vence al Zika, sin abortar a los bebés

13085233_xl

Notifam, Washington DC – La semana pasada, el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, emitió un comunicado de prensa pidiendo la legalización del aborto para combatir los posibles efectos del virus Zika.  El Sr. Almagro describió la crisis del Zika como una “oportunidad histórica” en la lucha constante para legalizar el aborto.

Los efectos neurálgicos del virus Zika sobre el desarrollo del niño en gestación todavía no se entienden con certitud.  Sin embargo, ha habido un fuerte clamor entre los activistas abortistas, y de los politicos de esta ideologia como el Sr. Almagro, para manipular el posible vínculo del virus Zika con la microcefalia para así debilitar la protección del derecho a la vida en muchas de las regiones afectadas.

Al mismo tiempo, los medioambientalistas en los Estados Unidos han conseguido retrasar la aprobación por parte del gobierno del uso de un mosquito modificado genéticamente que ha demostrado poder reducir hasta el 96 por ciento de los mosquitos Aedes aegypti los cuales no solo portan el virus Zika, pero también la fiebre del dengue, enfermedad mucho más letal y mas común que el Zika.

La empresa que ha desarrollado el mosquito genéticamente modificado, es una empresa británica llamada Oxitec, la cual ya ha puesto a prueba los mosquitos en Brasil y actualmente están introduciendo los mosquitos en las Islas Caimán y otras naciones del Caribe.

Oxitec se describe como “una empresa pionera en el control de insectos que transmiten enfermedades y dañan los cultivos. Sus productos se basan en el uso de la técnica del insecto estéril (TIE), la cual afecta a una sola especie de mosquitos y es una manera ecológica y eficaz de controlar los insectos dañinos y perjudiciales de estos insectos.”

La base de la tecnología es una reingeniería genética del animal más peligroso del mundo, el mosquito. “El mosquito ha matado a más seres humanos que cualquier otro animal en la historia humana”, afirma Hadyn Parry, director ejecutivo de Oxitec.

Cada año entre 200 y 300 millones de seres humanos son infectados con malaria, matando a 1,5 millones; además entre 50 y 100 millones son infectados con la fiebre del dengue por los mosquitos.

La forma en que los mosquitos de Oxitec erradican los portadores de estas enfermedades es a través de la inserción de un gen letal que se transmite del mosquito macho, el cual no muerde los seres humanos, pero transmite el gen a la hembra que a su vez produce crías no viables que mueren antes de infectar a los seres humanos.

La aplicación de este control de plagas revolucionaria a Puerto Rico y la Florida se ha estancado en la fase de comentario público requerida para la aprobación del gobierno de los Estados Unidos, frenando así el uso de los mosquitos los cuales ya habían sido aprobados provisionalmente para las pruebas de campo.

Líderes pro-vida han advertido que el vínculo entre Zika y microcefalia no se ha probado con estudios científicos certeros.  Dan Becker, presidente del grupo pro-vida Personhood Alliance, afirmó que “si bien la microcefalia es una enfermedad grave, no suele ser letal para el bebé y nunca debe justificar el aborto de estos niños discapacitados y mucho menos la erosión del derecho a la vida.”

Becker concluyó: “Es muy irónico que las mismas personas que fomentan la infertilidad entre los seres humanos a través de control poblacional, estén tan preocupados por la preservación de la fertilidad de los mosquitos.”