Un juez en Irlanda del Norte legaliza el aborto

966001012

El Juez Horner de la Alto Tribunal en Belfast, Irlanda del Norte, falló el Viernes pasado a favor de legalizar el aborto en casos de violación y cuando el bebé sufre alguna enfermedad grave.  A su vez ha asentado las bases para que jueces deroguen a placer aquellas leyes que consideren anticuadas o en desacuerdo con sus preferencias personales.

Irlanda del Norte, es un territorio que forma parte del Reino Unido.  Varias de sus leyes nacionales protegen la vida de los bebés por nacer desde la concepción y por lo tanto el aborto nunca había sido permitido.  La ley contemplaba situaciones en la que la vida de una madre embarazada corriera peligro y en esos casos permitía cualquier tratamiento necesario para curar a la madre siempre y cuando la intención no fuera la de matar al bebe sino la de tratar una enfermedad grave de la madre.

El caso, conocido como “The Northern Ireland Human Rights Commission’s Application” sigue en los pasos del caso A, B, and C del 2011 pero va mas allá en la deshumanización de la personalidad jurídica del bebe por nacer.  A diferencia del caso actual que fue litigado en las cortes de Irlanda del Norte, el caso A, B, y C fue litigado frente a la corte Europea de Derechos Humanos, la cual sin declarar el aborto como derecho humano, argumentó que el la Convención Europea de Derechos Humanos (Art. 8) requería a la República de Irlanda tener un proceso reglamentado para la practica del aborto en casos en los que la vida de la madre corría peligro.

El caso A, B, y C originó en la República de Irlanda, país independiente y Católico, mientras que el caso actual proviene de Irlanda del Norte.  Ademas, de que el caso actual va mas allá que el caso A, B, y C el que se trate de un juez local y no de la Corte Europea de Derechos Humanos tiene repercusiones importantísimas sobre el derecho internacional.

Ademas de la clara preferencia jurídica otorgada al derecho a la privacidad sobre el derecho a la vida, el fallo del Juez Horner se basa en un concepto peligroso denominado como Control de Convencionalidad.  Este concepto otorga a jueces locales el poder de derogar leyes nacionales basándose en su propia interpretación del derecho internacional.  Y esto es exactamente lo que el Juez Horner de Irlanda del Norte ha hecho y ha argumentado.

El riesgo de esta teoría a la democracia y a la autodeterminación de los países no podia ser mas grave, pues roba a la ciudadania y a los legisladores electos del poder de autodeterminación.

Activistas abortistas están aclamando al juez Horner por su fallo a favor del aborto, mientras que los grupos pro-vida están lamentando no solo el contenido del fallo a favor del aborto sino la forma en la que se produjo, pues augura un futuro en el que los legisladores ya no puedan tomar en cuenta las preferencias morales de sus constituyentes a la hora de legislar.