Francisco: “La libertad de expresión tiene límites”

Yo no soy Charlie

El Papa Francisco ha criticado a quienes se burlan y ríen de la fe. Con simplicidad apela al sentido común: “No puedes jugar con la religión de los demás”.

Madrid | 16 de enero de 2015 | El Papa Francisco entra en la polémica. En el avión rumbo a Manila le preguntan por los atentados de Paris. “No puedes jugar con la religión de los demás. No puedes insultar su fe o reírte de ella (…) en la libertad de expresión, hay límites”.

Es más, llega afirmar que siendo una persona pacífica si alguien se mete con su madre, lo más probable es que reciba un puñetazo. Eso sí, llama a responder “con mansedumbre y humildad”. Y por supuesto, defendió la libertad religiosa y la libertad de expresión.

Las declaraciones del Papa seguramente habrán dejado con el pie cambiado a muchos clérigos que abrazaron la libertad de expresión sin límite alguno. Incluso algunos como los jesuitas llegaron a publicar en su revista unas caricaturas del polémico Charlie en tono de humor. Al Papa –también jesuita- no le ha hecho gracia.

¿Debe haber límites a la libertad de expresión? Obvio. Como todas las libertades. ¿Y cuál es ese límite? En derecho, el Código Penal. En moral, aquello que no atente contra el honor o sea injurioso o afecte a la seguridad de terceras personas. Debe publicarse todo lo que sea relevante socialmente y esté debidamente contrastado. Aunque moleste. No deben publicarse los insultos, agresiones o mofas gratuitas.

Las caricaturas de Mahoma lo eran. Las del Papa, obispos, etcétera, también. Y eso no significa que el Papa justifique el brutal atentado como sugieren algunos plumillas cuando titulan que el Papa considera “esperable” el ataque. Conviene recordar que Francisco fue uno de los primeros líderes en condenar el ataque con un tuit-hastag: #PrayersForParis.

Los responsables del satírico agradecen las muestras universales de solidaridad afirmando que “vomitarían” encima de sus nuevos amigos. Por si no se les había entendido, rechazan que las campanas de Notre Dame tocaran por ellos. “Espero que la próxima vez las toquen las Femen”, dicen. ¿Sátira u odio antirreligioso?

No todo vale. No vale insultar o agredir gratuitamente. Es obvio. El problema es que la obviedad no siempre es entendida por los jueces. Y así un payaso puede burlarse de las víctimas de ETA con una ‘performance’ y la Audiencia Nacional considerarlo “libertad de expresión”. Como el ‘escrache’ a la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría…

Soy periodista. Las exclusivas me suben la adrenalina. He sufrido varios juicios por publicar evidencias. Pero defiendo que la libertad de expresión debe limitarse. No hacen falta más normas. Hacen falta mejores jueces.

> El anzuelo del pescador

Carmona presenta su candidatura a Madrid. Brillante en su discurso, afirma que los socialistas deben abandonar los debates de “niños ricos” y centrarse en su ADN: educación, sanidad y servicios sociales. Sin embargo, guiña a las feministas y su llamado “tren de la libertad” y al LGTB a quienes incluso llega a prometer financiación para el ‘orgullo gay’ del 2016. Lástima que no sea él mismo…

Extremadura financia el cambio de sexo. Sin embargo, queda fuera la salud bucodental, la hepatitis C y las enfermedades raras. ¿Está Monago pagando la penitencia por sus dudosos viajes a Canarias?

Registro ilegal. El gobierno aprueba el registro de niños nacidos de maternidad subrogada en contra del criterio marcado por el Tribunal Supremo. ¿Las leyes no eran para cumplirlas y las sentencias para acatarlas?

– Citizen Go | Notifam