Le dije que fui concebida en una violación. Ella me dijo que le demostrara que no debería haber sido abortada

OG7A1932_36_810_500_55_s_c1

Rebecca Kiessling cuenta en éste artículo su experiencia después de enterarse, a los 18 años, que fue concebida en una violación. Debido al nulo valor que se da a la vida del bebé concebido en tales circunstancias, la autora dice haberse sentido ‘apuntada’ y devaluada por nuestra sociedad, llegando incluso a la situación absurda de ser desafiada a justificar su propia existencia

Rochester Hills, EUA | 3 de junio de 2015 | ¿Por qué tengo que demostrar mi valor y mi derecho a la vida? Cuando me enteré a los 18 años que fui concebida en una violación, al instante me sentí apuntada y devaluada por nuestra sociedad, ya que había oído lo que la gente dice sobre el embarazo “en casos de violación”. De inmediato, sentí que estaba en una posición en la que tendría que justificar mi propia existencia,  que tendría que demostrarle al mundo que yo no debería haber sido abortada y que yo era digna de vivir la vida.

Desde entonces he encontrado mi propio valor, identidad y propósito en Cristo, habiendo siendo creada por Dios a su imagen, y con un propósito, por lo que ya no tengo que demostrar mi valor a los demás para sentirme digna.  En lugar de eso, comparto lo que valgo, en agradecimiento de que mi propia vida fue perdonada y para que otros puedan ver el valor de los que todavía están en riesgo:  aquellos que están en peligro ya que aún no han nacido y son el blanco de abortos en las clínicas, en la legislación y en los corazones y las mentes de las personas.

Cada vez que hablo, comparto este aspecto de mi vida, y la gente queda impactada al saber que de verdad me han desafiado para que demuestre mi valor, para demostrar mi contribución positiva a la sociedad y justificar mi derecho a no haber sido abortada.  Este e-mail reciente es un ejemplo de ello.  Fue difícil recibirlo y responderlo, pero verás abajo mis respuestas esperanzadamente pacientes, redactadas en oración, y el resultado final del intercambio:

Me siento triste y escéptica respecto a los bebés concebidos en violación.  Me encantaría considerarme pro-vida por razones bíblicas, pero no veo que de bueno pueda salir nunca de un bebé concebido en violación.  Sigo pensando que a veces ahonda la victimización de una víctima de violación.  Y también porque estoy muy triste y perturbada por tu blog.

A veces pienso que sería mejor si estos bebés nunca existieran – que cada uno se abortara naturalmente por la voluntad de Dios, para que nadie pudiera hacerles bullying por su secreto.  Como dije, el tema me molesta hasta el punto de querer vomitar.  Desearía que cada niño fuese concebido en amor y no en violencia porque así debería ser.  Y me entristece decir que la única forma en la que podría creer plenamente en todos ustedes madres y niños de violación, es si rezaran mi para que la paz de Dios sobrepase todo mi inútil intelecto y mis volátiles y excesivamente sensibles emociones.

No hay historia en el mundo que pueda cambiar totalmente mi forma de ver las cosas.  La única manera que podría mudar es si me hiciera amiga de una víctima o me casara con un hombre que fue concebido en un abuso.  Lamento ser tan brutalmente honesta; es sólo que mi corazón se aflige al punto que siento la lucha para vencer este pecado de prejuicio. Estoy tan enojada con Dios por permitir que esto ocurra.

A lo que respondí en los siguientes términos:

Querida _______, agradezco que hayas visitado nuestro blog y te tomaras el tiempo para contactarnos.  Tus preocupaciones son las más comunes, pero investigaciones muestran que las víctimas de violación tienen cuatro veces más probabilidades de morir en el año posterior a un aborto versus dar a luz. El libro Víctimas y Vencedores: hablando sobre sus embarazos, abortos y niños concebidos en asalto sexual, del Dr. David Reardon explica esto.  Así que son mitos que se perpetúan: que una víctima de violación estaría mejor después de un aborto, que su hijo sería un recordatorio de la violación y que, incluso, podría ver a su hijo como ‘bebé de violación’, como tú dices.

Entiendo mucho de lo que escribes.  Sin duda te sentirías diferente si conocieras a alguien personalmente. Me hubiera gustado no haber sido concebida en una violación, pero ahora sí creo que Dios de todas maneras saca bien del mal, y usa situaciones trágicas para sanar.  Él, por supuesto, no quiere el mal pero Él se caracteriza por redimir situaciones realmente terribles.

– Rebecca

Su respuesta (de nuevo, difícil de leer para mí, pero creo que ella articula con franqueza mucho de lo que la mayoría de la gente realmente se pregunta o piensa):

¿Qué ha hecho Dios en tu vida personal, además de este blog que haya hecho que tu trágica vida familiar valga la pena?  Dime que has estado haciendo: matrimonio, pareja, hijos, trabajos, amistades, trabajo voluntario; cualquiera de esas cosas. Tengo curiosidad de saber cómo Dios ha dado alegría y propósito a tu vida.  Lamento si he sido difícil de tratar.  Soy emocionalmente impulsiva cuando escucho algún hecho lamentable.

Contesté:

En primer lugar, mi madre biológica y su esposo me adoptaron legalmente hace tres años y medio, porque mi familia adoptiva estaba realmente loca (es una larga historia de abuso y abandono). Mi propia adopción por parte de mi madre biológica fue nuestro final de un cuento de hadas. ¡Ella dice que soy una bendición para ella, la honro y la sano!  Amo la adopción, mis dos hijos mayores son adoptados (en adopciones muy abiertas) y también adoptamos un bebé con necesidades especiales – Cassie – que murió en nuestros brazos a los 33 días de nacida. Fue un honor cuidarla y fue sin duda una de las cosas más importantes que jamás había hecho en mi vida. Murió por negligencia médica.

Estoy casada hace casi 17 años, tenemos 5 hijos ahora, dos hijos adoptados y nuestras tres hijas biológicas.  Aquí está la historia de uno de mis hijos. La escribió en septiembre pasado, a los 12 años de edad.

Además de ser la presidente y fundadora de Save The 1 (Salva a Uno), también cofundé Hope After Rape Conception (Esperanza Después de Concebir por Violación). Soy abogado en derecho de familia, aunque cerré mi despacho para tener a mis hijos y educarlos en casa hasta hace dos años y medio.

Hago cobijas para bebé que dono a centros de ayuda a madres en conflicto con su embarazo y hago donaciones para madres con embarazos no planeados. ¡Mi madre biológica me enseñó a coser! También enseñé a mis hijos a hacer frazadas, así como a muchos de mis amigos y sus hijos. He sido voluntaria al cuidado de huérfanos, colaboré en la escuela dominical, he alimentado a los necesitados, he dado asistencia legal gratuita, soy voluntaria en una hogar para la maternidad y ayudo de diversas formas a los centros de ayuda a madres en conflicto con su embarazo. También contribuí a cambiar las opiniones del gobernador Rick Perry y del congresista Newt Gingrich sobre este tema durante sus campañas presidenciales.

Una gran parte de lo que hago es ayudar a otros a entender su valor y su identidad, porque mucha gente lucha con estos temas, no sólo los concebidos en violación. Espero que esto te ayude! – Rebecca

Su última respuesta (de alguien que dijo “no hay historia en el mundo que pueda cambiar totalmente mi forma de ver las cosas”):

Querida Rebecca, muchas gracias por tomarte el tiempo de poner en orden mi comportamiento emocional – Estoy muy contenta de que me contaras acerca de tu vida.  Realmente creo que voy a estar bien ahora. Aún desearía que los hombres no violaran, pero al menos el mundo sabe mucho más de lo que solían y puedo decir que soy pro vida a mis profesores de la universidad sin paranoia o ansiedad.  Incluso hablé con mi mamá y mi papá de ayudar a gente que vivió tragedias como la tuya. Me dijeron que mi personalidad es demasiado sensible para participar directamente en política; sin embargo, estoy rezando y discerniendo sobre ser tutora voluntaria de inglés para familias vulnerables, además de ser un informante anti-pornografía o activista.  Después de todo, la industria de la pornografía ha sido estadísticamente relacionada con la pandemia de la violencia sexual. Estoy tan contenta de que estés viviendo bien la vida y aprovechando al máximo tus capacidades; sigue contándole a la gente que el hecho de que tu padre biológico haya sido un hombre malvado no significa que tú lo seas. Gracias Rebecca, realmente has tocado y fortalecido mi corazón. Muy sinceramente.

Rebecca Kiessling fue, como nos informa en su artículo, concebida en una violación y casi abortada, pero fue protegida jurídicamente por las leyes locales del estado de Michigan, antes del caso Caso Roe contra Wade. Ella es abogado, oradora pro vida, blogger y presidente de Save The 1. Su sitio web personal es www.rebeccakiessling.com.

NotiFam

Traducción de Fabiola Torres.