La Suprema Corte de México avala el ‘matrimonio’ homosexual

Jurisprudencia SCN México 01

En México la Suprema Corte de la Nación redefine el Matrimonio sin ningún tipo de discusión, y sin la intervención del Legislativo, a través de la publicación de una jurisprudencia – aprobada en una sesión privada – determina que considerar el matrimonio exclusivamente una unión entre un hombre y una mujer, con el fin de procrear, es ‘inconstitucional’.

Ciudad de México | 19 de junio de 2015 | La Suprema Corte de Justicia de México determinó que es inconstitucional cualquier ley en los estados del país que considere al matrimonio como una unión únicamente entre un hombre y una mujer con el fin de procrear.

A través de una jurisprudencia aprobada en una sesión privada el pasado 3 de junio, el máximo tribunal mexicano  definió que son discriminatorias “cualquier tipo de normas, decisiones o prácticas de derecho, tanto por parte de autoridades estatales como de particulares”, que contemplen al matrimonio como el vínculo “entre un solo hombre y una sola mujer”.

De acuerdo con la Corte, “como la finalidad del matrimonio no es la procreación, no tiene razón justificada que la unión matrimonial sea heterosexual, […] pretender vincular los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales y a la procreación es discriminatorio”.

Una jurisprudencia es un conjunto de decisiones judiciales al respecto de una materia determinada que generan especie de determinación común a ser citada y aplicada en procesos futuros. En este caso, la Corte utilizó cinco fallos que emitió entre 2013 y 2014, todos considerando que la definición de matrimonio en los códigos o constituciones locales de media decena de estados eran ‘discriminatorios’ por definirlo como la “unión entre un hombre y una mujer”.

La jurisprudencia ’43/2015′ fue publicada el 19 de junio pasado por la Corte en su órgano oficial, Semanario Judicial.

En una entrevista al periódico El Universal, Leticia Bonifaz, directora general de Estudios, Promoción y Desarrollo de Derechos Humanos del máximo tribunal, aseveró que la determinación del órgano se funda en el presupuesto de que “hay otros propósitos para el matrimonio, si su finalidad fuera sólo la procreación no se podrían casar personas de cierta edad o personas que tienen algunos problemas de salud”.

“Ahora tenemos un criterio jurídico claro sobre la realidad del matrimonio para personas del mismo sexo y cualquier posición contraria es inconstitucional”, apuntó la funcionaria.

La nueva jurisprudencia destaca que considerar que la finalidad del matrimonio es la procreación, constituye “una medida no idónea” para cumplir con la finalidad constitucional de brindar protección a la família como realidad social.

“Pretender vincular los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales de quienes pueden acceder a la institución matrimonial con la procreación es discriminatorio, pues excluye injustificadamente del acceso al matrimonio a las parejas homosexuales que están situadas en condiciones similares a las parejas heterosexuales”, precisa.

“Cabe recordar que está prohibida (en el país) cualquier norma discriminatoria basada en la orientación sexual de la persona”, afirman los jueces en el documento, haciendo una clara referencia a un artículo de la Constitución mexicana que fue reformado en 2011 y en el cual esta contenido el polémico termino ‘género’.

En la parte final del artículo 2 de la Carta Magna se puede leer que “queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

“Así pues – concluye el texto de la Corte – bajo ninguna circunstancia se puede negar o restringir a nadie un derecho con base en su orientación sexual”.

La decisión fue aplaudida por organizaciones de izquierda, feministas y de homosexuales. También el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CNPD) calificó la medida de ‘histórica’ y como un paso fundamental para derribar legislaciones ‘vejatorias’.

A pesar de ser un organo de Estado, el presidente del CNPD,  Ricardo Antonio Bucio Mújica, es un antiguo defensor de las reivindicaciones LGBT, vinculado a un sector de jesuitas mexicanos que se asumen como izquierda y promueven una agenda ‘progresista’ en el país a través de sus universidades y organizaciones de ‘lucha popular’.

La agenda de la entidad en este tema puede ser vista en el libro Género y Democracia, publicado en 2012 por Bucio.

NotiFam