Este niño de 9 años fue llamado de ‘feto inviable’. Ahora su madre desafía a los defensores del aborto en Chile

Etián Araya y Maria Nevenka Astudillo

Una valiente madre chilena interpela a dos ministras del gobierno Bachelet que articulan para la aprobación en el Congreso de una ley favorable al aborto. ‘Mi hijo fue etiquetado como inviable y esta aquí, vivo, véanlo’, dice Nevenka Astudillo acompañada de su hijo Etián Araya, de nueve años, un testimonio vivo que desafía la política eugenésica de los socialistas en Chile.

Santiago | 2 de mayo de 2015 | En medio del debate que se desarrolla en Chile sobre la legalización del aborto ‘terapéutico’, una mujer de Santiago, acompañada de su hijo de 9 año de edad, diagnosticado como ‘inviable’ durante la gestación, confrontó públicamente a dos altas funcionarias de Salud que ejercen presión para legalizar el asesinato de nasciturus cuando salían de una reunión de trabajo con la Comisión de Salud de la Câmara de Diputados.

“Señoras ministras, tienen un feto inviable aquí”, dijo a las dos ministras. “Quiero que lo miren, por favor. Que mire lo que significa un feto inviable. Esto es un error médico reiterado, los niños subsisten”.

“No han considerado en su proyecto la indefensión de las mujeres”, continuó. “Están solamente mirando a un tipo de mujer y sepan ustedes que soy mujer de izquierda, que no es una mirada de mujer de derecha y acomodada, este es un niño que subsistió”.

El niño, Etián Araya, fue diagnosticado con Síndrome de Proteus durante el embarazo de su madre. De acordo com ella, María Nevenka Astudillo, en una entrevista para la televisora CNN Chile, muchos médicos dijeron que su hijo no tenía ninguna chance de sobrevivir. “Ese diagnóstico fue ratificado siete vezes”, dijo.

Además el diagnóstico, los médicos le dijeron a Astudillo que su hijo sería ‘retrasado’, ‘inválido’, o que viviría sólo tres horas fuera del útero.

Etián nació pesando más de 5 kilos y tuvo que ser sometido inmediatamente a una cirugía para la remoción de un tumor que estaba creciendo en lado izquierdo de su cuerpo. Desde entonces ya pasó por más de 18 cirugías y, de acuerdo con Astudillo, “es un niño que juega, que se desplaza solo, que corre, que hace las travesuras de un niño normal”.

“Va a un colegio municipal, como cualquiera”, explicó la madre chilena. “No está en un colegio especial, ni ‘algodonado’. El es un niño con una inteligencia normal, es un niño feliz y muy amoroso”.

Cuando el periodista de CNN Chile la cuestionó sobre los motivos para llevar el embarazo hasta el fin delante de un diagnóstico tan oscuro y tantas veces reiterado, Astudillo le respondió: “El estaba en mi guata (vientre) y pateaba, entonces yo no me podía despedir de un hijo que estaba allí, no podía negarlo (…) este niño estaba allí y mientras estuviera acá debía de tener una madre con él”.

Entonces, cuando las ministras Carmen Castillo, de Salud, y Claudia Pascual, del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), comenzaron a pedirle a Etián que se “calmara”, porque el niño las miraba fijamente mientras su madre hablaba con ellas, Astudillo respondió: “No señoras, ahora le están diciendo tranquilo pero más tarde, van a matar con su proyecto a todos los que, igual que él, sean considerados inviables”.

De acuerdo con ACIPrensa, Castillo respondió a Astudillo que pretenden legalizar el aborto en “tres situaciones específicas”, cuando la salud (física o sicológica) o la vida de la madre esté en riesgo, cuando el feto no es ‘viable’, o en caso de violación. Esto esta en la agenda de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, desde que asumió el cargo y declaró que el aborto es algo ‘esencial’.

Astudillo es autora de un libro llamado Voces desde el Viente, en el cual describe varios casos de niños que, como su hijo, fueron catalogados como ‘inviables’ y ahora tienen vidas normales. Por tanto, “Etián no es una excepción. Si nos remitimos a todos los bebes que contempla esta ley del aborto, nos vamos a encontrar con todos los niños del Teletón, esos niños que una vez al año nos dan una enseñanza de vida, de coraje, de resistencia”, explica la escritora.

“Miles de Etiánes no van a sobrevivir si existe la despenalización del aborto ‘terapéutico’”, dijo Astudillo en una entrevista para la asociación provida chilena Nadie Sobra. “Nunca fue un capricho, la vida no es un capricho, la lucha por la vida no es un capricho, es un acto de amor, nada más”, concluyó con lágrimas en los ojos.

– NotiFam.