Charlie Sheen demandado por la actriz porno Brett Rossi por obligarla a abortar

CHARLIE SHEEN

La actriz porno aseguró que el protagonista de Two and a Half Men le dijo que no quería “que su hijo naciera un retrasado mental.”

El actor norteamericano Charlie Sheen ha sido demandado por una de las mujeres con las que mantuvo relaciones sexuales, acusado de haberla obligado a abortar su hijo.

La mujer es una actriz porno llamada Brett Rossi la cual mantuvo relaciones con el actor durante más de 8 meses.  En la demanda, acusa a Sheen de no informarla que era portador del VIH, aunque también admite que después de haber sido informada, siguió manteniendo relaciones sexuales con el actor.  También acusa al actor de agredirla físicamente y de forzarla a abortar a su hijo.

El actor, que durante muchos años fue el mejor pagado de la televisión, cobraba unos 2 millones de dólares por episodio, es miembro de una familia de actores.  Ni su padre ni su hermano, los conocidos actores Martin Sheen y Emilio Estévez sufren del descontrol de Charlie, y de hecho el padre es conocido como uno de los Católicos practicantes más famosos de Hollywood.

El apellido “Sheen” fue adoptado como nombre artístico por el padre de Charlie Sheen, y proviene del gran arzobispo evangelizador de Nueva York, Fulton Sheen.  Su apellido real es Estévez, conservado por el hermano de Charlie, Emilio.

images (1)En la película, The Way (2010), sobre el camino de Santiago, interpretada y dirigida por Martin Sheen y su hijo Emilio, uno de los personajes es una mujer que emprende el Camino de Santiago angustiada por haber abortado a su hijo. En una entrevista con Martin y Emilio, explican que decidieron incluir la escena en la película porque querían darle una voz al bebe por nacer y mostrar el vacío que el aborto deja en las personas que lo cometen.

El vínculo claro entre la pornografía, la prostitución y el aborto está expuesto en este triste episodio familiar que desgraciadamente ocurre todos los días.

La pornografía dura que muestra la brutalización de mujeres y niñas es una de las industrias más lucrativas del mundo, y en la mayoría de los países como en los Estados Unidos, es totalmente legal.  A la vez estos países permiten la destrucción de los seres humanos por nacer, cerrando así un círculo de abuso sexual donde la corrupción, el poder, el dinero, las drogas y la ignorancia acaban con la vida de innumerables niños y niñas, jóvenes y adultos, por nacer y nacidos.

En la cultura de la pornografía y la prostitución, los cuerpos de las personas están a la venta y por lo tanto el bebé concebido, que no tiene voz ni forma de defenderse, no es más que un objeto del que hay que desprenderse para poder seguir explotando económicamente el cuerpo de las mujeres.

Charlie Sheen, padre de cinco hijos nacidos con diferentes mujeres, y por lo menos de uno por nacer que no vio la luz del día, no es más que un reflejo de una sociedad en la que el ser humano es tratado, a veces por si mismo pero más a menudo manipulado por otros, como un objeto.  En la industria televisiva, como en el caso de Charlie Sheen, este objeto es remunerado e idolatrado, en la industria del sexo es abusado sexualmente, y en el caso de la industria del aborto el objeto es destruido.

En todos estos casos, irrespectivamente de la fama o el dinero, el fin es el mismo, la destrucción física, moral, y espiritual del ser humano.

Si hay algo positivo en la rocambolesca vida de Charlie Sheen en la cual se juntan todas estas tragedias, es que el vínculo de abuso de la dignidad de la persona se puede apreciar claramente, expuestas al público para que todos lo vean, y aprendan.