Religioso escocés es preso por distribuir panfletos que promueven la moral sexual

Frey Damon Jonah Kelly

Un religioso escocés fue preso por distribuir una serie de panfletos críticos a la homosexualidad, la fornicación, la contracepción, la eutanásia, el aborto y el divorcio en los alrededores del condado de Cambridgeshire.

El hermano Damon Jonah Kelly, jefe de la institución de caridad Black Hermits, con sede en Glasgow, fue preso por la polícia del condado de Cambridgeshire el pasado 8 de diciembre bajo la sospecha de “ofensa al ordem público” luego de haber escrito una carta al site gay de noticias Pink News, responsabilizándose por la distribución de unos panfletos en las ciudades de Ely, Cambridge, King’s Lynn, y otras en los alrededores del condado.

Inicialmente, la policía se negó a intervenir luego de haber recibido algunas presiones de grupos lésbico-gays molestos por los panfletos, afirmando que ni la distribución del material ni su contenido son crimen y que las acciones del fraile estaban protegidas por leyes que garantizan la libertad de expresión.

De hecho, una portavoz del condado declaró al diario Ely News que “panfletos de naturaleza homofóbica fueron distribuídos em Cambridge no início de éste año, así como en otras áreas en el entorno del condado y también fuera de su jurisdicción”.

“Aunque el material distribuído en el inicio de ésta semana pueda, en muchos casos, ofender, irritar, escandalizar o incomodar, el contenido, el contexto y las acciones del hombre en cuestión no se configuran como ningún tipo de crimen ésta vez”, explicó la funcionaria.

A pesar de la declaración, después de que la fuente de los panfletos fue identificada, la policía lo arrestó y después de un tiempo lo colocó en libertad bajo fianza con la promesa de que comparecería ante las autoridades el próximo 20 de enero.

Los panfletos distribuídos por el hermano Kelly tienen títulos como “Las obras de la oscuridad”, “Homosexualidad” y “Navidad, Cristo y el anticristo”.

El volante “Homosexualidad” afirma que “Dios creó el hombre y la mujer para su mútua compatibilidade y para la procreación” y que “toda actividad sexual fuera de la unión conyugal de un hombre y una mujer es pecaminosa, y por lo tanto, inmoral”.

Alertando que, “por el pecado de la lujuria el demonio tenta al hombre a la impureza sexual, al exceso y la perversión”, afirma que la homosexualidad es en realidad un problema sicológico, y que su práctica y su “culto” pertenece a la cultura de la muerte.

“La homosexualidad, además de ser un pecado es un vício, es esencialmente una neurosis, una condición patológica; el resultado de la conferencia de diversos factores, incluyendo algunas vivencias en el periodo de infancia”, indica.

“Si la práctica de la homosexualidad es aceptable, entonces, en breve cualquier tipo de desviación sexual, perversión o experiencia será aceptable, incluso la progresiva disminución de la edad de consentimiento [para relaciones sexuales], colocándola antes de la llegada a la pubertad y así legalizando la pedofilia. La pederastia es una forma común de homosexualidad”.

El volante sigue: “la homosexualidad puede ser tratada y curada, así como toda forma de sexualidad desordenada puede ser curada, como demuestran muchos casos recientes”, y añade que las personas que padecen la atracción al mismo sexo no deben ser perseguidos, ni tampoco “su tendencia debe ser alentada”.

“Necesitan ser curados, y no aprobados”, apunta.

En el panfleto “Las obras de la oscuridad” se afirma que “la muerte deliberada de un bebe en el útero es infanticidio, homicidio, y aquellos que lo perpetran son culpados de asesinato” y que “el “divorcio causa daños graves en la sociedad y es parte de la plaga de las ‘familias monoparentales’, que son un mal terrible”.

Explica también que la “homosexualidad no es congénita, sino un desorden del desarrollo, un trauma que surge normalmente dentro de una familia desestructurada, o es una elección de vida. Es completamente opuesta a la ley de Dios y a la naturaleza, y no debería de forma alguna ser promovida o ignorada”.

Este texto aborda también los tema de la fornicación, la contracepción, la fertilización asistida, la pornografía, el supuesto “cambio de sexo”, la eutanasia, el ateísmo y otros problemas sociales.

Otro volante, “Navidad, Cristo y el Anticristo”, que fue distribuído en Cambridge la semana pasada, al inicio del tiempo de Adviento, afirma que “la navidad es una invasión de Dios en el mundo que Él creó por puro amory que, por causa de la maldad del hombre, se tornó un escenario contamina por personas deshumanizadas, que se rebajan con sus fetiches y falsos dioses”.

En su carta al Pink News, el Hermano Damon alega haber sido preso por distribuir panfletos en nueve ocasiones y que, a pesar de ello, considera que su campaña de 2014 llegó a un “final satisfactorio”.

Termina la misiva diciendo: “Yo no sería un buen monje si no les exhortara al arrepentimiento y a la conversión a Cristo”.

[- Life Site News]