Sacerdote-activista nigeriano: el combate espiritual es necesario para luchar contra la mentalidad abortista en Nigeria

IPPF está “alborotando” a Nigeria promocionando la inmoralidad sexual

Hilary White

ROMA, 29 de octubre de 2010 (Notifam) – Un sacerdote nigeriano, funcionario militar y activista pro-vida describió la guerra en contra del aborto en Nigeria y en otros lugares como un “combate espiritual” y dijo que espera llevar los métodos y la espiritualidad de los Ayudantes de los Preciosos Infantes de Dios a África.

La semana pasada, después de habérsele denegado una visa de entrada por parte de funcionarios italianos, el padre J.C. Akpan se vio obligado a presentarse en forma indirecta en una reunión de los líderes pro-vida más importantes del mundo cerca de Roma. En el documento que se presentó en su ausencia en el Congreso organizado por Vida Humana Internacional, él escribió: “Desafortunadamente, a veces gastamos mucha energía tratando de luchar contra el mal en el ámbito físico, olvidando centrar la atención en el ámbito espiritual, donde se está manipulando todo”.

En el ejército nigeriano, el padre Akpan es capellán retirado, y tiene el rango de teniente coronel. Él escribió que una mujer que tiene la intención de abortar ya ha “cometido un aborto espiritual, al rechazar a su hijo, antes de ir realmente en búsqueda del aborto físico”. Dijo que este aborto espiritual sólo puede ser tratado mediante la oración concentrada.

Dijo que International Planned Parenthood Federation (IPPF) está “alborotando a toda Nigeria” al promocionar la “inmoralidad sexual” y “hacer una tontería” del sistema tradicional creencias morales de África, que según él dijo “básicamente aborrece el aborto” y “la planificación familiar mediante anticonceptivos”.

Con su enorme financiación internacional, la IPPF es capaz de utilizar plenamente los medios de comunicación, lo que hace que los esfuerzos pro-vida “parezcan estar con un bastón frente a un soldado bien armado”. La IPPF está logrando cambiar la actitud hacia los niños africanos. Si bien son favorecidas las familias tradicionalmente grandes, “ahora les están lavando sutilmente el cerebro a los nigerianos, para que visualicen a los niños como enfermedades que hay que evitar a toda costa”.

El padre Akpan cree que el establecimiento del apostolado de los Ayudantes de los Preciosos Infantes de Dios combatirá esta propaganda anti-familia y anti-vida. “El hecho que la mayoría de los abortos se realizan clandestinamente requiere la guerra espiritual, para que esos lugares sean descubiertos y así enfrenten el peso pleno de la ley. Los Ayudantes unidos en la oración pueden hacer que las autoridades se sensibilicen frente al mal que está teniendo lugar en forma descontrolada”.

Perseguir el lado espiritual de la mentalidad abortista, dijo, “no es un esfuerzo vano, sino un medio eficaz de acabar con el mal del aborto”.

Hablando “como militar”, dijo que él entiende el concepto de combate espiritual en términos militares. “Se trata de una conducción de la guerra contra un enemigo o actos realizados para destruir o debilitar la fuerza de un enemigo percibido”.

“En este contexto, la línea de batalla está trazada entre los abortistas y el apostolado de los Ayudantes, cuyo objetivo es intervenir (a través de oraciones) para [defender] la vida de los niños inocentes no nacidos”.

El apostolado de los Ayudantes de los Preciosos Infantes de Dios fue instituido por Monseñor Philip Reilly, quien también fue un expositor destacado en el Congreso de VHI. Su objetivo declarado es crear una presencia orante frente a todas las instalaciones abortistas en el mundo, mediante la cual las mujeres puedan escuchar una “verdadera” voz compasiva y recibir ofertas de ayuda.

El padre Akpan dijo que el movimiento pro-vida en Nigeria está atareado, con centros en todo el país, y que los niños son atesorados como un regalo de Dios. Sin embargo, “el aborto persiste debido a la situación socio-económica”. Las mujeres abortan cuando un niño es visualizado simplemente como otra boca para alimentar, o si una mujer está embarazada fuera del matrimonio, para evitar la vergüenza.

Señaló que el aborto no está legalizado en Nigeria. Los estudios han demostrado que inclusive si la ley fuese liberalizada, sólo el 13,4% de los médicos de Nigeria estarían dispuestos a hacer abortos. “Damos gracias a Dios por el hecho que los bebés están legalmente protegidos de este moderno holocausto actual”.

Pero el padre Akpan dijo que la situación jurídica causa sus propios problemas. Dijo que la ausencia de instalaciones abortistas hace que sea difícil de rastrear cuántos abortos se llevan a cabo ilegalmente. Se sabe que “innumerables” abortos se practican en los hogares, “poniendo en riesgo las vidas de las madres”.

“Podría decirse que el número de abortos que se producen cada año en Nigeria puede ser igual, e inclusive sobrepasar, al de algunos países donde está legalizada la práctica. La legislación contra el aborto no es suficiente para detenerlo”.

Por esta razón, dijo, es necesario un ataque espiritual sobre el aborto.

Nigeria es un país de África sobre el cual está focalizada la atención por parte del movimiento internacional del control de la población. En el año 2002, el Banco Mundial instó a la implementación de los programas de educación sexual favorables al aborto. En el año 2004, el Dr. Haruna Kaita, científico farmacéutico y decano de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas de la Universidad Ahmadu Bello, en Zaria, descubrió que a una vacuna contra la polio distribuida por UNICEF se le habían adosado agentes químicos esterilizantes. En el año 2009, el arzobispo católico de Lagos le dijo a sus hermanos obispos reunidos en Roma que la vida familiar en África está “desintegrándose mediante el divorcio, la infidelidad y las ideologías occidentales que son incompatibles” con los valores culturales africanos.

Versión original en inglés en http://www.lifesitenews.com/ldn/2010/oct/10101509.html