Los abortos tardíos están vinculados a problemas psicológicos

Springfield, IL, 27 de agosto de 2010 (Notifam) – Un estudio de mujeres que se efectuaron abortos ha encontrado que las mujeres sometidas a abortos tardíos afrontan mayores riesgos psicológicos, son más propensas a ser ambivalente acerca de efectuarse un aborto y son más propensas a necesitar asesoría y apoyo.

Estos resultados surgieron de una encuesta en línea de 374 mujeres que respondieron a un detallado cuestionario sobre las circunstancias que las llevaron a abortar, su historial de salud mental, si sufrieron abuso físico o sexual y su estado emocional después del aborto. El pequeño estudio es el primero que compara las experiencias de las mujeres que aborto tempranamente con las mujeres que se efectúan abortos tardíos (en el segundo o tercer trimestre).

El estudio, dirigido por la profesora Priscilla Coleman, de la Bowling Green State University, encontró que las mujeres que se efectúan abortos después de las 13 semanas fueron más propensas a informar que:

– sus parejas desearon el embarazo (22,4 por ciento de las mujeres que se efectuaron abortos tardíos frente a un 10,3 por ciento de las mujeres se efectuaron abortos tempranos);
– fueron presionadas para abortar por alguien que no era su pareja (47,8 por ciento contra 30,5 por ciento);
– sus parejas no se enteraron del aborto (23,9 por ciento contra 12,5 por ciento);
– habían abandonado a sus parejas antes del aborto (28,3 por ciento contra 15,6 por ciento);
– los problemas físicos de salud fueron un factor que las impulsó a abortar (29,8 por ciento contra 14,7 por ciento).

La ambivalencia sobre el aborto, el aborto no deseado y el pobre asesoramiento pre-aborto fueron también informados en el grupo de aborto tardío. Casi el 40 por ciento dijo que deseaban el embarazo y sólo el 30 por ciento dijo que tanto ellas como sus parejas apoyaron el aborto, mientras que menos del 14 por ciento dijo que recibieron asesoramiento o información adecuados antes del aborto sobre las alternativas o sobre los riesgos físicos y emocionales.

“En general, estos resultados son indicativos de más ambivalencia y conflicto en torno a la decisión y la probabilidad de relaciones de pareja menos estables entre las mujeres que se efectúan abortos tardíos”, escribieron los autores. “Lógicamente, las mujeres que no están seguros acerca de cómo proceder con un embarazo no planificado tienen más probabilidades de posponer la decisión de abortar, tal vez esperando que sus circunstancias mejoren y que les permitan llevar el embarazo a término”.

Una encuesta de mujeres estadounidenses y rusas que se habían efectuado abortos, publicado en el Medical Science Monitor en 2004, encontró que el 64 por ciento de las estadounidenses encuestadas informaron sentirse presionadas para abortar, mientras que más de la mitad dijo que se sintieron apremiadas o inseguras acerca de la decisión y más del 80 por ciento informó haber recibido de antemano asesoramiento inadecuado.

Efectos Emocionales del Aborto

El estudio también encontró altos índices de síntomas de trastorno de estrés post -traumático (TEPT) para las mujeres que se efectúan abortos tempranos y tardíos, con el 52 por ciento del grupo de aborto precoz y el 67 por ciento del grupo de aborto tardío que responde a criterios de la American Psychological Association para los síntomas de trastorno por estrés postraumático (TSP).

Una posible causa puede ser un número elevado de mujeres que se efectúan abortos no deseados debido a las reacciones de quienes están a su alrededor, señalaron los autores. “La preocupación por las reacciones de los demás para tener un hijo “fue el motivo citado con más frecuencia para el aborto, tanto en los abortos precoces (69,1 por ciento) como en los tardíos (62 por ciento)”.

Pero los autores escribieron que probablemente muchas se efectuaron abortos “a pesar de la ambivalencia o el deseo real de continuar el embarazo”. Los sentimientos de ambivalencia o de efectuarse un aborto no deseado son conocidos factores de riesgo para problemas psicológicos después de un aborto.

Además, las mujeres que se efectúan abortos tardíos fueron más propensas a informar sueños perturbadores, reviviendo el aborto, teniendo dificultad para dormir y experimentar intrusión, un síntoma del trastorno de estrés postraumático que consiste en tener recuerdos recurrentes, remitirse a escenas del pasado o hiperactividad cuando se enfrentan a los recordatorios del trauma.

La encuesta del ya mencionado Medical Science Monitor encontró que el 65 por ciento de las mujeres estadounidenses que se efectuaron abortos informaron haber experimentado síntomas de trastorno por estrés postraumático, que ellas atribuyeron a sus abortos. Otros estudios también han relacionado el aborto a mayores tasas de depresión, abuso de sustancias, pensamientos suicidas, trastornos del sueño, trastornos de ansiedad y otros problemas de salud mental.

Versión del original en inglés en: http://www.lifesitenews.com/ldn/2010/aug/10083007.html